14:14yoga para el cuello, los hombros y la parte superior de la espalda 15minyoginimelbourneyoutube – 31 may 2015

Probablemente el estiramiento más popular y conocido para aliviar la tensión del cuello, el equivalente de yoga lo lleva un poco más allá. Primero, asegúrate de estar en un asiento cómodo con las manos apoyadas en las rodillas. Siéntate erguido y relaja los hombros, y empuja la barbilla contra el pecho para enderezar la columna vertebral. A continuación, gira suavemente la cabeza hacia la derecha o la izquierda hasta que la oreja toque el hombro: utiliza una mano para empujar la cabeza y la otra para empujar lentamente el hombro opuesto en la otra dirección. Inmediatamente empezarás a sentir cómo se estiran los músculos del cuello, lo que te resultará bastante agradable si estás rígido.Este es un estiramiento extremadamente delicado que no requiere una gran cantidad de presión – los factores de tensión opuestos y la sensibilidad de los músculos del cuello y los hombros te harán sentirlo de inmediato.2. Flexión hacia delante sentada
Otro estiramiento clásico, esta postura es maravillosa para liberar la tensión en los músculos de los hombros – especialmente cuando se incorpora un patrón de respiración de yoga. La tensión muscular en los deltoides y los tríceps es una razón común para que los hombros/trapecios se aprieten, y esta postura puede ayudar a liberar todo el sistema.Como siempre, comience en una posición sentada vertical cómoda, y tire suavemente de su brazo a través de su cuerpo hasta que sienta un estiramiento en su hombro. Mantén este estiramiento durante al menos 3 respiraciones (inhalando y exhalando), luego suéltalo y cambia al otro hombro. Esta es una postura fácil de hacer en cualquier momento del día (no sólo durante una sesión de yoga), ya que se puede hacer desde casi cualquier lugar y proporciona un alivio casi instantáneo.4. Postura del Guerrero II

Yoga para el dolor de espalda

El yoga es una forma de ejercicio muy popular y segura. Mucha gente piensa que el yoga es sólo una buena forma de aliviar el estrés y la tensión, pero también puede ayudarle a reducir el dolor de espalda y a mantener una columna vertebral sana. Las posturas de yoga, llamadas asanas, son importantes porque ayudan a estirar y fortalecer importantes músculos de la espalda.
Aunque el yoga no se limita a las posturas -el control de la respiración y la meditación son tan esenciales como las posturas-, este artículo destaca los beneficios de hacer posturas de yoga, incluido el modo en que pueden prevenir el dolor de espalda.
El objetivo de las posturas de yoga no consiste en doblar y forzar el cuerpo en ciertas posiciones, ya que eso podría causar más dolor de espalda. En su lugar, las posturas de yoga le enseñan la alineación adecuada, como mantener una buena postura. También puede volverse más flexible y ser más capaz de mantener el equilibrio.
Cuando hagas las posturas de yoga -puedes hacerlas de pie, sentado o tumbado- debes sentirte cómodo en ellas. Pero antes de llegar a las posturas más avanzadas, tienes que practicar las versiones más fáciles de las posturas.

Yoga para el dolor de cuello

Hay muchos tipos diferentes de yoga, y es importante elegir una forma que sea apropiada para el nivel de condición física, los objetivos y la condición médica de cada persona. A continuación se explican brevemente algunas de las formas más populares y disponibles.
Este tipo de yoga se centra en la alineación adecuada y los movimientos precisos. En el yoga Iyengar se utilizan a menudo accesorios como bloques o correas para quienes no son tan flexibles o para compensar lesiones. Debido a esta atención a los detalles y a la modificación de las posturas, el yoga Iyengar es a menudo una buena forma de yoga para las personas con dolor de espalda o de cuello, ya que es probable que se beneficien de la modificación de las posturas.
Esta forma se denomina comúnmente “yoga de la fuerza” porque se centra en movimientos potentes y fluidos, como las flexiones y las estocadas, que requieren fuerza y resistencia. El Ashtanga yoga puede ser apropiado para quienes se han rehabilitado con éxito de una lesión de espalda y buscan una práctica más extenuante, y para personas que ya son atléticas, como corredores y ciclistas, que quieren añadir flexibilidad, equilibrio y concentración a sus rutinas de ejercicio.

Yoga restaurativo para el cuello y los hombros

La tecnología moderna ofrece innumerables beneficios: es una fuente de información e inspiración cada vez mayor; nos mantiene fácilmente conectados con nuestros seres queridos. Pero el hecho es que muchos de nosotros pasamos horas sentados frente a nuestros ordenadores y encorvados sobre nuestros teléfonos móviles y tabletas, y los patrones de movimiento repetitivo que exigen estos dispositivos digitales pueden causar tensión en el cuello y los hombros. Aprender a moverse de forma que se realinee nuestra postura ayuda a liberar esa tensión y promueve patrones de movimiento más funcionales. La siguiente secuencia te ayudará a aliviar el dolor de cuello y hombros.
1. Coordina tu respiración con el movimiento. La respiración debe ser un medio que te ayude a crear y sentir el movimiento en tu columna vertebral. Esto ayuda a la reeducación neuromuscular, que te permite transformar los patrones de movimiento disfuncionales. 2. Asegúrate de que las posturas te sirven a ti, el practicante. Más que dominar estas posturas, tu objetivo es utilizarlas como una herramienta para obtener una comprensión más profunda de lo que ocurre en tu cuerpo, y luego adaptarlas para crear un cambio funcional a mejor. Estas posturas sólo tienen valor si te sirven mientras las practicas.