Kundalini

El Yin Yoga es una práctica suave y tranquila en la que se aprende a relajar un estiramiento específico para mejorar la circulación y la amplitud de movimiento de las articulaciones. A diferencia de los estilos Yang de Yoga, como Vinyasa, Power y Ashtanga, que se centran más en los tejidos musculares, el Yin Yoga se centra en los tejidos conectivos profundos, como la fascia, los ligamentos y las articulaciones. Esencialmente, el Yin Yoga es más lento y meditativo, y te enseña a reconocer el malestar y el pensamiento mientras te quedas quieto en las posturas. Esto ayuda a despejar la mente y a mejorar el flujo de energía en el cuerpo.

El yin yoga beneficia a la fascia

Si alguna vez te has preguntado con qué frecuencia deberías practicar yin yoga o si puedes practicar yin yoga todos los días, entonces estás en el lugar correcto. En el resto de este vídeo voy a hablar de la frecuencia con la que deberías practicar yin yoga y de los beneficios de una práctica de yin yoga. De hecho, a lo largo de este video vamos a hablar de algunas razones bastante convincentes por las que vas a querer hacer tiempo para el yin yoga, no sólo desde la perspectiva de tu cuerpo físico y el tejido conectivo, sino también desde la perspectiva de tu bienestar mental y emocional. También hablaremos del efecto del yin yoga en tu sistema de meridianos y del yin yoga como práctica meditativa y de atención plena.
Actualmente estoy disfrutando de hacer una práctica de yin yoga todos los días. Me preguntaba qué sería lo mejor, alternar el yin con un yoga más yang como el vinyasa/hatha. Soy relativamente nueva en el yin yoga pero lo disfruto mucho, solo se trata de preguntarme cuanto de los diferentes estilos de yoga incorporar en mi semana. Me encanta hacer yoga en casa y como estoy a tiempo completo cuidando a mi hija autista de 6 años, los beneficios para mí son muy buenos después de un gran día. Me encantaría que me dijeras con qué frecuencia incorporar una sesión de yin yoga a la semana. Hago yoga todos los días, aunque a veces sólo 15 minutos, pero necesito mi dosis de yoga, es tan curativo. Muchas gracias por todo lo que compartes,

Yin yoga para principiantes

Gran parte del yoga que se practica en los estudios de Estados Unidos es lo que se conoce como estilos “yang” de yoga: clases vigorosas y de ritmo rápido como vinyasa, power y ashtanga. Pero hay otro estilo igualmente importante que es completamente opuesto: el yin yoga. A continuación, nuestra guía de todo lo relacionado con el yin, desde sus numerosos beneficios para la salud hasta cómo puede practicarlo en casa. Considérelo su curso intensivo de yin yoga, si lo desea.
Sí, hay un montón de beneficios para la salud física de la práctica de yin yoga, pero hay un montón de salud mental, también. A continuación se enumeran algunos de los más populares, desde el estiramiento del tejido conectivo hasta la reducción del estrés y la ansiedad.
Piensa en la fascia como si fuera una envoltura de encogimiento alrededor de tus músculos y huesos. Cuando este tejido conectivo está infrautilizado, se vuelve menos elástico, lo que puede provocar dolores y rigidez. “Si estiras suavemente el tejido conjuntivo manteniendo una postura yin durante mucho tiempo, el cuerpo responderá haciéndolo más largo y fuerte, que es exactamente lo que quieres”, explica Paul Grilley, profesor de yoga.

Posturas de yin yoga

El nombre yin se adapta perfectamente a esta práctica de yoga. La palabra yin encarna una cualidad más suave y femenina; una práctica tranquila, pasiva y restauradora, que sigue siendo increíblemente poderosa en la promoción de la salud y el bienestar.
El yin yoga se conoce como “la otra mitad” del yoga, en particular las formas físicas de yoga tal y como las conocemos en Occidente, donde el enfoque es predominantemente en asanas (posturas) más dinámicas y activas o “yang”; trabajando lo que podríamos denominar nuestros tejidos yang o “activos”, nuestros músculos. El yin yoga nos ofrece la oportunidad de trabajar suavemente nuestros tejidos ‘yin’ más profundos y pasivos, estimulando la sangre y la nutrición de nuestra fascia, ligamentos, tendones e incluso nuestros cartílagos, articulaciones y huesos.
El mantenimiento prolongado de ciertas formas en el yin yoga permite aplicar una tensión suave a nuestros tejidos profundos, lo que estimula el suministro de sangre y nutrientes a zonas que naturalmente tienen poco suministro de sangre y nutrientes. Esto puede ser beneficioso para la recuperación después de otras formas de ejercicio, así como para la prevención y recuperación de lesiones. Es importante tener en cuenta que si se tienen lesiones, se debe informar al profesor de yin para que pueda guiarlo con seguridad dentro y fuera de las formas y asegurar el mejor uso de los accesorios para su cuerpo.