Saludos hindúes

Namaste (Namas + te) deriva del sánscrito y es una combinación de la palabra namas y el pronombre dativo de segunda persona en su forma enclítica, te.[9] La palabra namaḥ toma la forma sandhi namas antes del sonido te.[10][11].
Se encuentra en la literatura védica. Namas-krita y los términos relacionados aparecen en la escritura hindú Rigveda como en el Vivaha Sukta, verso 10.85.22[12] en el sentido de “adorar, adorar”, mientras que Namaskara aparece en el sentido de “adoración exclamativa, homenaje, saludo y adoración” en el Atharvaveda, el Taittiriya Samhita y el Aitareya Brahmana. Es una expresión de veneración, culto, reverencia, una “ofrenda de homenaje” y “adoración” en la literatura védica y en textos post-védicos como el Mahabharata[13][14] La frase Namas-te aparece con este significado en el Rigveda 8.75. 10,[15] el verso 6.13.2 del Atharvaveda, el Taittirya Samhita 2.6.11.2 y en muchos otros casos de los primeros textos hindúes[16] También se encuentra en numerosas esculturas y relieves de mandapas de la época antigua y medieval de los templos hindúes[17].

Comentarios

Namaste (Namas + te) deriva del sánscrito y es una combinación de la palabra namas y el pronombre dativo de segunda persona en su forma enclítica, te.[9] La palabra namaḥ toma la forma sandhi namas antes del sonido te.[10][11].
Se encuentra en la literatura védica. Namas-krita y los términos relacionados aparecen en la escritura hindú Rigveda como en el Vivaha Sukta, verso 10.85.22[12] en el sentido de “adorar, adorar”, mientras que Namaskara aparece en el sentido de “adoración exclamativa, homenaje, saludo y adoración” en el Atharvaveda, el Taittiriya Samhita y el Aitareya Brahmana. Es una expresión de veneración, culto, reverencia, una “ofrenda de homenaje” y “adoración” en la literatura védica y en textos post-védicos como el Mahabharata[13][14] La frase Namas-te aparece con este significado en el Rigveda 8.75. 10,[15] el verso 6.13.2 del Atharvaveda, el Taittirya Samhita 2.6.11.2 y en muchos otros casos de los primeros textos hindúes[16] También se encuentra en numerosas esculturas y relieves de mandapas de la época antigua y medieval de los templos hindúes[17].

Saludos jainistas

Namaste (Namas + te) deriva del sánscrito y es una combinación de la palabra namas y el pronombre dativo de segunda persona en su forma enclítica, te.[9] La palabra namaḥ toma la forma sandhi namas antes del sonido te.[10][11].
Se encuentra en la literatura védica. Namas-krita y los términos relacionados aparecen en la escritura hindú Rigveda como en el Vivaha Sukta, verso 10.85.22[12] en el sentido de “adorar, adorar”, mientras que Namaskara aparece en el sentido de “adoración exclamativa, homenaje, saludo y adoración” en el Atharvaveda, el Taittiriya Samhita y el Aitareya Brahmana. Es una expresión de veneración, culto, reverencia, una “ofrenda de homenaje” y “adoración” en la literatura védica y en textos post-védicos como el Mahabharata[13][14] La frase Namas-te aparece con este significado en el Rigveda 8.75. 10,[15] el verso 6.13.2 del Atharvaveda, el Taittirya Samhita 2.6.11.2 y en muchos otros casos de los primeros textos hindúes[16] También se encuentra en numerosas esculturas y relieves de mandapas de la época antigua y medieval de los templos hindúes[17].

Saludos en la india

Namaste (Namas + te) deriva del sánscrito y es una combinación de la palabra namas y el pronombre dativo de segunda persona en su forma enclítica, te.[9] La palabra namaḥ toma la forma sandhi namas antes del sonido te.[10][11].
Se encuentra en la literatura védica. Namas-krita y los términos relacionados aparecen en la escritura hindú Rigveda como en el Vivaha Sukta, verso 10.85.22[12] en el sentido de “adorar, adorar”, mientras que Namaskara aparece en el sentido de “adoración exclamativa, homenaje, saludo y adoración” en el Atharvaveda, el Taittiriya Samhita y el Aitareya Brahmana. Es una expresión de veneración, culto, reverencia, una “ofrenda de homenaje” y “adoración” en la literatura védica y en textos post-védicos como el Mahabharata[13][14] La frase Namas-te aparece con este significado en el Rigveda 8.75. 10,[15] el verso 6.13.2 del Atharvaveda, el Taittirya Samhita 2.6.11.2 y en muchos otros casos de los primeros textos hindúes[16] También se encuentra en numerosas esculturas y relieves de mandapas de la época antigua y medieval de los templos hindúes[17].