puestos de mano

Hay una razón por la que mucha gente no pasa de la fase de principiante cuando prueba un nuevo pasatiempo. Puede resultar incómodo no saber lo que se está haciendo, y cometer errores mientras se aprende puede ser desalentador. Pero dedicarse a las aficiones es muy gratificante: nos dan un sentido de identidad, comunidad y nuevas habilidades si estamos dispuestos a comprometernos. Y según este estudio de 2009, las aficiones contribuyen a mejorar el bienestar psicológico y físico. Ser principiante en el yoga no es diferente y, como es lógico, hay una curva de aprendizaje para todos los que pisan la esterilla. Todos los yoguis experimentados recordarán la sensación de entrar en su primera clase de yoga, o de pulsar el botón “play”, sin saber muy bien qué esperar o cómo hacer la mayoría de las posturas. Sin embargo, con el tiempo, sus posturas del árbol se hicieron más sólidas, sus perros de abajo más sueltos, y la incómoda etapa de principiante es ahora un recuerdo lejano.Preguntamos a los yoguis de la comunidad Alo Moves: ¿Qué desearías saber antes de tu primera clase de yoga? Aquí tienes algunas recomendaciones de clases para principiantes, así como algunos consejos de nuestra comunidad.Prueba estas clases de yoga para principiantes de Alo Moves:

posición del loto

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
El yoga es una práctica popular en todo el mundo que combina la respiración, el movimiento y la meditación. Importado a Estados Unidos desde la India hace más de un siglo, el yoga ha sido alabado durante mucho tiempo por sus beneficios físicos y espirituales.
Las investigaciones demuestran que el yoga puede ayudar a controlar el estrés, aliviar la depresión y la ansiedad, mejorar el estado de ánimo y aumentar la calidad del sueño.  Además, se ha demostrado que el yoga aumenta la flexibilidad, mejora el equilibrio y la coordinación, reduce el dolor y aumenta la fuerza.
La primera clase de yoga puede parecer abrumadora, pero no tiene por qué serlo si sabes qué esperar. Una clase típica de yoga dura entre 45 y 90 minutos. Dependiendo del profesor y del estilo, suele comenzar con un centrado centrado en la respiración, pasa a las posturas conocidas como asanas para la mayor parte de la clase y, a veces, termina con una meditación como enfriamiento.

shavasana

Miles de personas se certifican para enseñar yoga cada día. La buena noticia es que, aunque el mercado está saturado en algunas áreas, todos interiorizamos, interpretamos y, en última instancia, ofrecemos lo que hemos aprendido de forma diferente.
Como instructores de yoga, nos enfrentamos constantemente al reto de idear nuevas secuencias y contenidos para destacar en el saturado panorama. Esto puede ser agotador. Requiere práctica continua, paciencia y refinamiento semana tras semana.
Crear una secuencia de yoga es crear una obra de arte. No se consigue fácilmente por capricho. El enfoque que adoptes es crucial para el éxito de tu clase. La selección de cada elemento con una consideración reflexiva y consciente es un buen punto de partida.  Compartir esta obra maestra es uno de los mayores regalos de la enseñanza… ¡Tiene la capacidad de cambiar la vida de las personas!
El propósito de este artículo es educarte sobre cómo secuenciar inteligentemente una clase de yoga. Este artículo está dirigido a las secuencias de yoga para profesores, pero los estudiantes de yoga que buscan inspiración en su práctica en casa también se beneficiarán.

nerviosa por la primera clase de yoga

Durante mis primeras clases de yoga, tampoco podía hacer mucho. Pero eso fue lo que me hizo seguir adelante. Una flexión básica hacia delante me hizo aprender que lo importante no es la flexibilidad sino la alineación del cuerpo. Sentí mis isquiotibiales por primera vez. Mi propósito superficial de sólo perder centímetros alrededor de la cintura se desplazó entonces hacia el fortalecimiento del tobillo para poder hacer cómodamente la prapadasana. Tengo que decir que me salvó de lesiones innecesarias que atraemos por el simple hecho de caminar por la calle.
Es hora de que empecemos a ser lógicos con nuestro cuerpo y nos apuntemos a la clase de yoga para principiantes más cercana. “Lo más cercano” es importante si quieres ser un alumno regular. Formar parte de un grupo inculca un sentido de disciplina y motivación. También te ayuda a buscar formas de mejorar.
Comprueba en tu estudio si te proporcionan esterillas de yoga. Si no es así, invierte en una con un buen agarre. Tener tu propia esterilla de yoga no sólo es higiénico, sino que también resulta útil si quieres llevar tu práctica de yoga fuera del estudio.