Canciones para leer

Si te sientes un poco decaído o falto de inspiración, potenciar tus ondas cerebrales alfa puede ayudarte. Investigaciones recientes sugieren que la estimulación de las ondas cerebrales alfa puede ayudar a ser más creativo e incluso a tratar la depresión. Pero, ¿qué son exactamente las ondas cerebrales? ¿Cómo se pueden estimular? ¿Y para qué más pueden ser útiles?
El cerebro humano está formado por miles de millones de células llamadas neuronas que se comunican entre sí mediante señales eléctricas. Esta comunicación es el origen de todos sus pensamientos, emociones y comportamientos. Y se produce a cierto nivel, tanto si se está despierto como si se descansa o se duerme.
Los impulsos eléctricos producidos por las masas de neuronas que se comunican entre sí forman patrones ondulatorios, de ahí el término “ondas cerebrales”. Las ondas cerebrales alfa fueron las primeras en ser descubiertas en 1924 por el psiquiatra alemán Hans Berger, que inventó la electroencefalografía (donde se colocan electrodos en el cuero cabelludo para registrar la actividad eléctrica del cerebro).
Los científicos creen ahora que hay 5 tipos diferentes de ondas cerebrales humanas, que se mueven a distintas velocidades (medidas en hercios). Estas ondas cerebrales cambian constantemente a lo largo del día en función de lo que uno hace y siente. Por ejemplo, cuando se producen predominantemente ondas cerebrales más lentas, uno se siente tranquilo y relajado. Pero cuando predominan las ondas cerebrales de mayor frecuencia, estás súper alerta.

Beneficios de las ondas alfa

Todos tenemos nuestras preferencias en cuanto a lo que oímos cuando estudiamos, trabajamos o dormimos. En general, los ruidos fuertes y molestos no son buenos para la concentración. Los sonidos relajantes o el silencio tienden a ayudarnos a trabajar mejor. La potencia de una sirena que pasa nos desconcentra, pero ¿qué pasa con la música que escuchas? ¿Qué efecto tiene en tu cerebro?
Los ritmos binaurales son una forma estupenda de aprovechar el poder de las diferentes frecuencias de sonido. La palabra “binaural” viene de la palabra dos (bi) y aural (oreja), lo que da una idea de su significado: se reproduce una frecuencia de música diferente, medida en hercios (Hz), en cada oído, digamos 120 Hz en el oído derecho y 110 Hz en el izquierdo. El cerebro interpreta las dos frecuencias como un ritmo propio, que puede alinearse con las ondas cerebrales.
Hay cinco categorías de ondas cerebrales: Delta, Theta, Alfa, Beta y Gamma. Cada onda cerebral está asociada a un tipo de pensamiento o actividad diferente. Por ejemplo, las ondas Delta se asocian con el sueño profundo, la curación y la meditación, mientras que las ondas Alfa se asocian con la memoria de trabajo y la coordinación del pensamiento. Las ondas gamma son prometedoras para ayudar a aumentar la flexibilidad cognitiva, la atención a los detalles, la concentración, el pensamiento divergente (un marcador de la creatividad), etc.

Descarga de música de ondas alfa

Todos tenemos nuestras preferencias en cuanto a lo que escuchamos cuando estudiamos, trabajamos o dormimos. En general, los ruidos fuertes y molestos no son buenos para la concentración. Los sonidos relajantes o el silencio tienden a ayudarnos a trabajar mejor. La potencia de una sirena que pasa nos desconcentra, pero ¿qué pasa con la música que escuchas? ¿Qué efecto tiene en tu cerebro?
Los ritmos binaurales son una forma estupenda de aprovechar el poder de las diferentes frecuencias de sonido. La palabra “binaural” viene de la palabra dos (bi) y aural (oreja), lo que da una idea de su significado: se reproduce una frecuencia de música diferente, medida en hercios (Hz), en cada oído, digamos 120 Hz en el oído derecho y 110 Hz en el izquierdo. El cerebro interpreta las dos frecuencias como un ritmo propio, que puede alinearse con las ondas cerebrales.
Hay cinco categorías de ondas cerebrales: Delta, Theta, Alfa, Beta y Gamma. Cada onda cerebral está asociada a un tipo de pensamiento o actividad diferente. Por ejemplo, las ondas Delta se asocian con el sueño profundo, la curación y la meditación, mientras que las ondas Alfa se asocian con la memoria de trabajo y la coordinación del pensamiento. Las ondas gamma son prometedoras para ayudar a aumentar la flexibilidad cognitiva, la atención a los detalles, la concentración, el pensamiento divergente (un marcador de la creatividad), etc.

Onda gamma

Si te sientes un poco decaído o falto de inspiración, potenciar tus ondas cerebrales alfa puede ayudarte. Investigaciones recientes sugieren que la estimulación de las ondas cerebrales alfa puede ayudar a ser más creativo e incluso a tratar la depresión. Pero, ¿qué son exactamente las ondas cerebrales? ¿Cómo se pueden estimular? ¿Y para qué más pueden ser útiles?
El cerebro humano está formado por miles de millones de células llamadas neuronas que se comunican entre sí mediante señales eléctricas. Esta comunicación es el origen de todos sus pensamientos, emociones y comportamientos. Y se produce a cierto nivel, tanto si se está despierto como si se descansa o se duerme.
Los impulsos eléctricos producidos por las masas de neuronas que se comunican entre sí forman patrones ondulatorios, de ahí el término “ondas cerebrales”. Las ondas cerebrales alfa fueron las primeras en ser descubiertas en 1924 por el psiquiatra alemán Hans Berger, que inventó la electroencefalografía (donde se colocan electrodos en el cuero cabelludo para registrar la actividad eléctrica del cerebro).
Los científicos creen ahora que hay 5 tipos diferentes de ondas cerebrales humanas, que se mueven a distintas velocidades (medidas en hercios). Estas ondas cerebrales cambian constantemente a lo largo del día en función de lo que uno hace y siente. Por ejemplo, cuando se producen predominantemente ondas cerebrales más lentas, uno se siente tranquilo y relajado. Pero cuando predominan las ondas cerebrales de mayor frecuencia, estás súper alerta.