buddhiza

Es probable que ya tengas una rutina diaria para una semana de trabajo típica, así que crea una rutina similar para cuando trabajes en casa. Levántate a la misma hora, prepárate y planifica tu día lo mejor posible. Establece pautas para los proyectos en los que quieres trabajar, crea un tiempo para las personas con las que tienes que hablar y ve tachando de la lista a medida que avanzas. La satisfacción que recibes al completar una tarea libera dopamina en tu sistema, lo que te anima a ser positivo y a seguir trabajando.
Las personas con altos niveles de estrés tienen una baja variabilidad del ritmo cardíaco (VFC). La variabilidad del ritmo cardíaco es simplemente una medida de la variación del tiempo entre cada latido. Respirar a un ritmo de seis respiraciones por minuto ayuda a aumentar la VFC, induciendo una sensación de calma y relajación que ayuda a reducir el estrés y a devolver la atención a uno mismo y a sus emociones.
Cuando se trabaja desde casa, no es difícil perder la noción del tiempo, ya que la vida personal empieza a entremezclarse con la laboral. En la oficina, puedes charlar con un compañero de trabajo, dar un paseo hasta la fuente de agua o ir rebotando de reunión en reunión. En casa, estás aislado de estos pequeños descansos que normalmente harías a lo largo del día. Salga de la pantalla del ordenador y almuerce en la mesa del comedor, siéntese en el jardín para tomar aire fresco o suba y baje las escaleras un par de veces para ponerse en movimiento. Este sería un buen momento para meditar. La meditación reduce el estrés y la ansiedad, ya que te permite centrarte en ti mismo y alejar tu mente de lo que ocurre a tu alrededor. Esto significa que es más probable que mantengas la calma a lo largo del día y, por tanto, que estés más concentrado y seas más productivo.

ejemplos de mindfulness

Una forma de ser más productivo es quizás contraintuitiva: hacer más pausas. Pero si se toman estas pausas de forma intencionada y consciente, pueden ayudar a mantener la concentración a largo plazo. La atención plena, el término utilizado para los hábitos diseñados para centrarnos y enraizarnos, puede hacer que estemos menos estresados y seamos más capaces de prestar atención. También puede hacer que seas más empático.
El término “mindfulness” engloba diversas prácticas, muchas de las cuales proceden de la tradición budista. En el budismo indio, el término sati significa conciencia, mientras que vipassana se refiere a la sabiduría a través de la meditación. Así pues, “mindfulness” puede referirse a diferentes hábitos, desde respirar profundamente hasta desconectar mientras se camina por el bosque.
De hecho, según Tara Branch, psicóloga y autora del libro Radical Compassion, la atención plena te hace estar más conectado con lo que es importante en tu vida. “Me da un camino de vuelta a la estabilidad que es inconmensurablemente útil”, dice.
Por otra parte, algunos profesionales podrían no practicar la atención plena porque piensan que es sólo para hippies. Sin embargo, el mindfulness no tiene nada de particularmente New Age. Sharat Sharan, director general de ON24, una empresa de tecnología de marketing, medita durante 12 minutos todas las mañanas antes de empezar el día.

un 10% más feliz: cómo tam…

En cada etapa del desarrollo, la atención plena puede ser una herramienta útil para disminuir la ansiedad y promover la felicidad. La atención plena -una técnica sencilla que hace hincapié en prestar atención al momento presente de forma aceptada y sin juzgar- ha surgido como una práctica popular en las últimas décadas. Se enseña a los ejecutivos de las empresas, a los deportistas en los vestuarios y, cada vez más, a los niños, tanto en casa como en la escuela.
Hábitos tempranosLos niños están especialmente preparados para beneficiarse de la práctica de mindfulness. Los hábitos que se forman en los primeros años de vida determinan los comportamientos en la edad adulta, y con la atención plena tenemos la oportunidad de dar a nuestros hijos el hábito de ser pacíficos, amables y aceptantes.
“Para los niños, el mindfulness puede ofrecerles alivio de las dificultades que puedan encontrar en la vida”, dice Annaka Harris, una autora que enseña mindfulness a los niños. “También les proporciona la belleza de estar en el momento presente”.
Parte de la razón por la que el mindfulness es tan eficaz para los niños puede explicarse por el modo en que se desarrolla el cerebro. Aunque nuestros cerebros se desarrollan constantemente a lo largo de la vida, las conexiones en los circuitos prefrontales se crean a un ritmo más rápido durante la infancia. Por tanto, el mindfulness, que fomenta habilidades que se controlan en el córtex prefrontal, como la concentración y el control cognitivo, puede tener un impacto especial en el desarrollo de habilidades como la autorregulación, el juicio y la paciencia durante la infancia.

cronómetro de la visión – meditación…

MINDFULNESS escrito en una señal de madera direccional con una flecha apuntando a la derecha contra un fondo de hojas verdes. Imagen conceptual con espacio de copia disponibleTodos hemos tenido esos momentos en los que no sabemos si gritar, correr y escondernos o dejarlo todo y coger el próximo avión a una isla lejana. Ya sea la vida laboral, la personal o el delicado equilibrio entre ambas la que te causa estrés, hay mejores formas de lidiar con las presiones de la vida que los ruidos explosivos o un traslado improvisado. Publicidad
La meditación es una forma sencilla y eficaz de estabilizar la mente, dar claridad a tus pensamientos y ayudarte a controlar el estrés. Echa un vistazo a estas tres meditaciones de respiración que te ayudarán a ralentizar las cosas, aumentar tu productividad y tu capacidad para tomar decisiones racionales en situaciones de mucho estrés.Respiración de relajación – 1 minuto Utiliza esta meditación cuando te sientas ansioso, presionado o con pánico para intervenir inmediatamente y aliviar el estrés. Un ejercicio sencillo para activar el sistema nervioso parasimpático -es decir, la respuesta de relajación- consiste en regular la respiración para reducir el derecho del corazón y la presión arterial de forma rápida y eficaz. Cuando nuestras exhalaciones son más largas que nuestras inhalaciones, nuestro cuerpo señala su modo de “descanso y digestión” (frente al modo de “lucha o huida”) y somos capaces de relajarnos desde el interior. La respiración de relajación es una herramienta excelente para los momentos de pánico y ansiedad (por ejemplo, en un atasco, al entrar en una reunión importante o durante una discusión acalorada).