Qué es el metamodelo en la ingeniería del software

Un metamodelo o modelo sustituto es un modelo de un modelo, y el metamodelado es el proceso de generación de dichos metamodelos. Así pues, el metamodelado o metamodelo es el análisis, la construcción y el desarrollo de los marcos, las reglas, las restricciones, los modelos y las teorías aplicables y útiles para modelar una clase predefinida de problemas. Como su nombre indica, este concepto aplica las nociones de metamodelado y modelado en la ingeniería del software y la ingeniería de sistemas. Los metamodelos son de muchos tipos y tienen diversas aplicaciones[2].
Un metamodelo/modelo sustitutivo es un modelo del modelo, es decir, un modelo simplificado de un modelo real de un circuito, sistema o entidad similar al software[3][4] El metamodelo puede ser una relación matemática o un algoritmo que representa las relaciones de entrada y salida. Un modelo es una abstracción de los fenómenos del mundo real; un metamodelo es una abstracción más, que destaca las propiedades del propio modelo. Un modelo se ajusta a su metamodelo del mismo modo que un programa de ordenador se ajusta a la gramática del lenguaje de programación en el que está escrito. Entre los distintos tipos de metamodelos se encuentran las ecuaciones polinómicas, las redes neuronales, el Kriging, etc. El “metamodelado” es la construcción de una colección de “conceptos” (cosas, términos, etc.) dentro de un determinado dominio. El metamodelado suele implicar el estudio de las relaciones de salida y entrada y, a continuación, el ajuste de metamodelos adecuados para representar ese comportamiento.

Diferencia entre modelo y metamodelo

Un metamodelo o modelo sustituto es un modelo de un modelo, y el metamodelado es el proceso de generación de dichos metamodelos. Así, el metamodelado o metamodelación es el análisis, la construcción y el desarrollo de los marcos, reglas, restricciones, modelos y teorías aplicables y útiles para modelar una clase predefinida de problemas. Como su nombre indica, este concepto aplica las nociones de metamodelado y modelado en la ingeniería del software y la ingeniería de sistemas. Los metamodelos son de muchos tipos y tienen diversas aplicaciones[2].
Un metamodelo/modelo sustitutivo es un modelo del modelo, es decir, un modelo simplificado de un modelo real de un circuito, sistema o entidad similar al software[3][4] El metamodelo puede ser una relación matemática o un algoritmo que representa relaciones de entrada y salida. Un modelo es una abstracción de los fenómenos del mundo real; un metamodelo es una abstracción más, que destaca las propiedades del propio modelo. Un modelo se ajusta a su metamodelo del mismo modo que un programa de ordenador se ajusta a la gramática del lenguaje de programación en el que está escrito. Entre los distintos tipos de metamodelos se encuentran las ecuaciones polinómicas, las redes neuronales, el Kriging, etc. El “metamodelado” es la construcción de una colección de “conceptos” (cosas, términos, etc.) dentro de un determinado dominio. El metamodelado suele implicar el estudio de las relaciones de salida y entrada y, a continuación, el ajuste de metamodelos adecuados para representar ese comportamiento.

Qué es un metamodelo en arquitectura

Un metamodelo o modelo sustituto es un modelo de un modelo, y el metamodelado es el proceso de generación de dichos metamodelos. Así, el metamodelado o metamodelación es el análisis, la construcción y el desarrollo de los marcos, reglas, restricciones, modelos y teorías aplicables y útiles para modelar una clase predefinida de problemas. Como su nombre indica, este concepto aplica las nociones de metamodelado y modelado en la ingeniería del software y la ingeniería de sistemas. Los metamodelos son de muchos tipos y tienen diversas aplicaciones[2].
Un metamodelo/modelo sustitutivo es un modelo del modelo, es decir, un modelo simplificado de un modelo real de un circuito, sistema o entidad similar al software[3][4] El metamodelo puede ser una relación matemática o un algoritmo que representa las relaciones de entrada y salida. Un modelo es una abstracción de los fenómenos del mundo real; un metamodelo es una abstracción más, que destaca las propiedades del propio modelo. Un modelo se ajusta a su metamodelo del mismo modo que un programa de ordenador se ajusta a la gramática del lenguaje de programación en el que está escrito. Entre los distintos tipos de metamodelos se encuentran las ecuaciones polinómicas, las redes neuronales, el Kriging, etc. El “metamodelado” es la construcción de una colección de “conceptos” (cosas, términos, etc.) dentro de un determinado dominio. El metamodelado suele implicar el estudio de las relaciones de salida y entrada y, a continuación, el ajuste de metamodelos adecuados para representar ese comportamiento.

Psicología del metamodelo

Un metamodelo o modelo sustitutivo es un modelo de un modelo, y el metamodelado es el proceso de generación de dichos metamodelos. Así, el metamodelado o metamodelación es el análisis, la construcción y el desarrollo de los marcos, reglas, restricciones, modelos y teorías aplicables y útiles para modelar una clase predefinida de problemas. Como su nombre indica, este concepto aplica las nociones de metamodelado y modelado en la ingeniería del software y la ingeniería de sistemas. Los metamodelos son de muchos tipos y tienen diversas aplicaciones[2].
Un metamodelo/modelo sustitutivo es un modelo del modelo, es decir, un modelo simplificado de un modelo real de un circuito, sistema o entidad similar al software[3][4] El metamodelo puede ser una relación matemática o un algoritmo que representa las relaciones de entrada y salida. Un modelo es una abstracción de los fenómenos del mundo real; un metamodelo es una abstracción más, que destaca las propiedades del propio modelo. Un modelo se ajusta a su metamodelo del mismo modo que un programa de ordenador se ajusta a la gramática del lenguaje de programación en el que está escrito. Entre los distintos tipos de metamodelos se encuentran las ecuaciones polinómicas, las redes neuronales, el Kriging, etc. El “metamodelado” es la construcción de una colección de “conceptos” (cosas, términos, etc.) dentro de un determinado dominio. El metamodelado suele implicar el estudio de las relaciones de salida y entrada y, a continuación, el ajuste de metamodelos adecuados para representar ese comportamiento.