postura de la cobra del bebé

La postura de la cobra es una postura clásica que fortalece las piernas y las caderas, y se centra en aumentar la fuerza de la parte superior del cuerpo. La postura de la cobra, también conocida como bhujangasana, es la octava parte de las posturas de yoga que forman parte del surya namaskar o saludo al sol. Si se hace correctamente, incluso un poco de tiempo dedicado a la postura de la cobra puede dar beneficios a largo plazo.
Pero todas las yoguinis, ¿están seguras de que están haciendo la postura de la cobra de la manera correcta? Bueno, hacer la postura de forma incorrecta puede provocar dolor en la parte baja de la espalda, problemas en el cuello y en los hombros. Por lo tanto, es necesario que hagas la postura de la cobra correctamente.
La postura de la cobra tiene mucho que ver con los movimientos de las manos, así que mientras levantas el pecho y la cabeza hacia arriba desde el suelo, tienes que tener cuidado con la colocación de las manos, es decir, si las manos se mantienen demasiado lejos una de otra, entonces podrías terminar bloqueando el hombro hacia las orejas. Esto sólo restringirá el estiramiento de tu pecho, y podrías sentir cosas alrededor de tu cuello.
¿Te has preguntado alguna vez la diferencia entre la postura de la cobra y la del perro mirando hacia arriba? Bueno, la principal diferencia es que en la postura de la cobra no necesitas levantar las caderas del suelo. Seguro que has visto a personas que intentan levantar con fuerza el pecho, pero inconscientemente también levantan las caderas. No se trata de lo alto que vayas con la parte superior del cuerpo, sino de la extensión de la columna vertebral. Por lo tanto, ve despacio con la parte inferior de la espalda.

cómo hacer la postura de la cobra

La postura de la cobra – Bhujangasana – es una postura inicial del yoga que ayuda a preparar el cuerpo para realizar posturas más profundas. Su nombre proviene de las palabras sánscritas “bhujanga” y “asana” (que significan “serpiente” y “postura”, respectivamente). La Cobra es un elemento esencial del Saludo al Sol, y es una alternativa a la práctica del Perro mirando hacia arriba (Urdhva Mukha Svanasana) en las secuencias del Saludo al Sol.
La postura de la cobra es conocida por su capacidad para aumentar la flexibilidad de la columna vertebral. Estira el pecho mientras fortalece la columna vertebral y los hombros. También ayuda a abrir los pulmones, lo cual es terapéutico para el asma. Esta postura también estimula los órganos abdominales, mejorando la digestión.
La Cobra es una postura energizante que reduce el estrés y la fatiga. También reafirma y tonifica los hombros, el abdomen y las nalgas, y ayuda a aliviar el dolor de la ciática. Los textos tradicionales de yoga afirman que esta postura cura el cuerpo de las enfermedades y despierta la Kundalini, la energía cósmica divina que da lugar a la autorrealización.

La cobra yoga del momento

En una inhalación, comience a enderezar los brazos para levantar el pecho del suelo, yendo sólo hasta la altura en la que pueda mantener una conexión a través del pubis con las piernas. Presiona el coxis hacia el pubis y levanta el pubis hacia el ombligo. Estrecha los puntos de la cadera. Reafirme pero no endurezca los glúteos.
Firme los omóplatos contra la espalda, hinchando las costillas laterales hacia delante. Levante la parte superior del esternón pero evite empujar las costillas delanteras hacia delante, lo que sólo endurece la parte inferior de la espalda. Distribuya la flexión de la espalda de manera uniforme por toda la columna vertebral.
Si estás muy rígido, es mejor evitar hacer esta postura en el suelo. Apoya una silla metálica plegable contra la pared y haz la postura con las manos en el borde delantero del asiento y las puntas de los pies en el suelo.
Si tienes flexibilidad en las axilas, el pecho y las ingles, puedes pasar a una postura más profunda. Lleva las manos un poco más adelante y endereza los codos, girando los brazos hacia fuera. Levanta la parte superior del esternón hacia el techo.

retroalimentación

En una inhalación, comience a enderezar los brazos para levantar el pecho del suelo, yendo sólo hasta la altura en la que pueda mantener una conexión a través del pubis con las piernas. Presiona el coxis hacia el pubis y levanta el pubis hacia el ombligo. Estrecha los puntos de la cadera. Reafirme pero no endurezca los glúteos.
Firme los omóplatos contra la espalda, hinchando las costillas laterales hacia delante. Levante la parte superior del esternón pero evite empujar las costillas delanteras hacia delante, lo que sólo endurece la parte inferior de la espalda. Distribuya la flexión de la espalda de manera uniforme por toda la columna vertebral.
Si estás muy rígido, es mejor evitar hacer esta postura en el suelo. Apoya una silla metálica plegable contra la pared y haz la postura con las manos en el borde delantero del asiento y las puntas de los pies en el suelo.
Si tienes flexibilidad en las axilas, el pecho y las ingles, puedes pasar a una postura más profunda. Lleva las manos un poco más adelante y endereza los codos, girando los brazos hacia fuera. Levanta la parte superior del esternón hacia el techo.