Homenaje a 23 años del asesinato de josé luis cabezas

Este artículo incluye una lista de referencias generales, pero sigue sin estar verificado porque carece de las correspondientes citas en línea. Por favor, ayude a mejorar este artículo introduciendo citas más precisas. (Noviembre de 2015) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
Cabezas fue secuestrado después de ser el primero en hacer públicas las fotografías de Alfredo Yabrán, un magnate del servicio postal. Fue golpeado, esposado, torturado y llevado a una fosa en el campo. Allí fue asesinado con dos disparos en la cabeza. Su cuerpo fue colocado dentro de un vehículo alquilado por Noticias, y quemado.
El asesinato ocurrió durante el gobierno provincial de Eduardo Duhalde en la Provincia de Buenos Aires, y fue visto como un posible mensaje criminal de la policía de la zona de la provincia de Buenos Aires a su gestión, “Me tiraron un cadáver” dijo poco después del hecho el presidente Carlos Saúl Menem,[1] quien había prometido esclarecer el caso, pero hubo fuertes críticas hacia él por la forma en que se realizó la investigación y por sus estrechos vínculos con el propio Alfredo Yabrán.[2][3]

Asi mataron a jose luis cabezas

Este artículo incluye una lista de referencias generales, pero permanece en gran medida sin verificar porque carece de suficientes citas en línea correspondientes. Por favor, ayude a mejorar este artículo introduciendo citas más precisas. (Noviembre de 2015) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)
Cabezas fue secuestrado después de ser el primero en hacer públicas las fotografías de Alfredo Yabrán, un magnate del servicio postal. Fue golpeado, esposado, torturado y llevado a una fosa en el campo. Allí fue asesinado con dos disparos en la cabeza. Su cuerpo fue colocado dentro de un vehículo alquilado por Noticias, y quemado.
El asesinato ocurrió durante el gobierno provincial de Eduardo Duhalde en la Provincia de Buenos Aires, y fue visto como un posible mensaje criminal de la policía de la zona de la provincia de Buenos Aires a su gestión, “Me tiraron un cadáver” dijo poco después del hecho el presidente Carlos Saúl Menem,[1] quien había prometido esclarecer el caso, pero hubo fuertes críticas hacia él por la forma en que se realizó la investigación y por sus estrechos vínculos con el propio Alfredo Yabrán.[2][3]

What were the last moments of josé luis cabezas like?

The crime of photographer José Luis Cabezas, which occurred on January 25, 1997, was remembered this Friday through a videoconference and with two events, in General Madariaga and Pinamar, and his sister Gladys assured that “society continues to remember Cabezas, although the mafia that killed him is still as alive as ever”.
She said she felt “privileged” for “recognizing José Luis’ murderers in the street, for continuing to be his sister and for his surname repeating to me that truth triumphs over everything, even over death”.
“It is our turn today to be custodians of this place, which is a symbol of the fight against impunity and very soon the Deliberating Council is going to declare this place as a historical site”, added the communal chief.
In his turn, the lawyer Vecchi thanked the “hundreds of witnesses” who gave their testimony in the court case that culminated with the convictions of those responsible and said that this was possible because of “social and journalistic pressure and the uninterrupted demand to know the truth”.

Tributes 24 years after the murder of josé luis cabezas

He obtained the pléyade prize for the best journalistic photography in 1995 where he photographed the chaplain José Fernández in the replica of the Darwin cemetery of the Gran Malvina Island, in Pilar, as a tribute to the Argentine soldiers fallen in the Malvinas war.[4] His burnt corpse was found in Los Manantiales, in the vicinity of General Juan Juan Madariaga and at a distance of only 2.5 kilometers from Pinamar.
His burnt corpse was found in Los Manantiales, near General Juan Madariaga and 15 kilometers from Pinamar. He was found inside a burned Ford Fiesta car, with his hands handcuffed behind his back and two shots in his head.[9][10] The assassination took place during the government’s term of office.
The murder occurred during the governorship of Eduardo Duhalde in the Province of Buenos Aires, and was seen as a possible “mafia message” from the police of the province of Buenos Aires towards his administration: “they threw a corpse at me”, the governor would later affirm.[16] The case forced Duhalde to divide the police into 18 parts to reduce his power.[5] The case forced Duhalde to divide the police into 18 parts to reduce his power.[5] The police was also accused of being a “mafia”.