Comentarios

Todos tenemos momentos en los que pensamos lo peor y sacamos conclusiones precipitadas. Incluso cuando la lógica nos dice que no hay pruebas de que le haya ocurrido algo terrible a nuestro hijo o que hayamos suspendido un examen o tenido mala suerte, no podemos evitar llegar a una conclusión negativa.
Es natural que nuestra mente busque lo negativo y es probable que se remonte a los tiempos en que teníamos que estar muy alerta ante los animales salvajes y anticiparnos al peligro o las amenazas: ¡nuestra supervivencia dependía de ello!
Hoy en día no tenemos que preocuparnos por nuestra supervivencia de los animales salvajes, pero a menudo nos encontramos estresados y excesivamente ansiosos por la vida. Y, si has luchado contra la depresión, el estrés o la ansiedad, entenderás lo difícil que es convertir esos pensamientos negativos en otros más positivos.
Aaron Beck, un psiquiatra estadounidense, se dio cuenta de que había patrones específicos en el pensamiento negativo. Cuando se reunía con sus pacientes y les permitía hablar libremente sobre su depresión y sus luchas, empezó a ver cómo surgían 10 tipos diferentes de pensamientos negativos.

Centrarse en los pensamientos negativos

Analice activamente las características del dispositivo para identificarlo. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
La reestructuración cognitiva es una parte esencial de la terapia cognitivo-conductual (TCC). Se considera una de las opciones de tratamiento más eficaces para los trastornos mentales como el trastorno de ansiedad social (TAS).
También conocida como reencuadre cognitivo, la reestructuración cognitiva es un proceso útil para identificar y comprender los pensamientos inútiles y para desafiar y sustituir nuestros pensamientos automáticos. Estos pensamientos se denominan distorsiones cognitivas.
La persona media suele eliminar las distorsiones cognitivas en pocos minutos. Sin embargo, si se padece una enfermedad mental como el TAE, puede resultar difícil abandonar estos pensamientos. En estos casos, la reestructuración cognitiva puede ayudarle a minimizar la aparición y los efectos de estos pensamientos negativos.

Superar los pensamientos negativos

Los autores de El cerebro de Buda sostienen que el cerebro humano tiene un sesgo de negatividad, que forma parte de nuestra supervivencia, ya que continuamente escaneamos nuestro entorno en busca de amenazas. Los pensamientos negativos superan en número a nuestros pensamientos positivos a diario, y los pensamientos negativos tienen un mayor impacto en nosotros que los positivos. Por ejemplo, tendemos a recordar los acontecimientos negativos de forma mucho más vívida y durante más tiempo que los positivos.
Una solución es intentar cambiar los pensamientos negativos para que sean más positivos. Tener pensamientos positivos afecta a la forma de pensar y de afrontar el estrés. Las personas que tienen más pensamientos positivos tienden a sentir más satisfacción en la vida, y los pensamientos positivos actúan como un amortiguador cuando te enfrentas a acontecimientos muy estresantes. Estos dos pasos pueden utilizarse para cambiar tus pensamientos y hacerlos más positivos. Estas estrategias provienen de la investigación sobre cómo el cerebro humano procesa las emociones y regula el estrés.
La autoconversación positiva puede ser extremadamente útil; sin embargo, es importante no ignorar los pensamientos, sentimientos o sensaciones negativas. No desaparecerán sin más. Suprimir las emociones puede conducir a un aumento del estrés. Teniendo en cuenta la neuroplasticidad del cerebro -su capacidad para construir nuevas vías neuronales con diferentes experiencias-, es posible aumentar tu resistencia al estrés y disminuir tus pensamientos negativos aumentando intencionadamente el número de pensamientos positivos que tienes al día. Practicar el pensamiento positivo todos los días.

Los pensamientos y las emociones negativas…

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.
Practicar la meditación de atención plena puede ser una forma eficaz de controlar los sentimientos de estrés y ansiedad, e incluso puede utilizarse como técnica de relajación para el trastorno de pánico. Esta técnica de meditación puede ayudarle a frenar los pensamientos acelerados, disminuir la negatividad y calmar tanto su mente como su cuerpo.
Las investigaciones realizadas en grupos de edad, género y fronteras geográficas han demostrado lo poderosa que puede ser esta práctica. Un estudio de 2015, por ejemplo, demostró una disminución significativa de la ansiedad y el estrés entre los estudiantes de enfermería que practicaban técnicas de meditación de atención plena.
Hubo hallazgos similares en un estudio de adolescentes en los Estados Unidos diagnosticados con ansiedad. El hilo conductor de estos y otros estudios es el modo en que la meditación de atención plena ayuda a las personas -especialmente a aquellas con ansiedad que suelen preocuparse por el pasado o el futuro- a centrarse en el momento presente.